¿Puede un humidificador ayudar con las alergias?

Cuando sus alergias se intensifican, es posible que desee ser proactivo para encontrar formas de mejorar la calidad del aire interior. Quizás sea temporada de alergias. Quizás los alérgenos de interior sean los culpables. Una forma de aliviar las alergias puede ser usar un humidificador. ¿Aliviará su sufrimiento alérgico? Los humidificadores tienen sus pros y sus contras. ¿Podría ayudar con sus alergias? Averigüemos:

¿Un humidificador ayudará a mis alergias?

Los humidificadores aumentan la humedad relativa del aire. Este aumento de humedad puede ayudar con sus alergias. Puede hacer que parezcan menos graves si el aire seco ha irritado sus conductos nasales. Sin embargo, un exceso de humedad superior al 50% podría empeorar las condiciones. Los alérgenos de interior, como los ácaros del polvo y el moho, prosperan en condiciones de humedad.

A un nivel aceptable, la humedad puede ayudar de varias maneras:

  • Un nivel de humedad superior al 30% puede ayudar a evitar que la nariz y la garganta se sequen, según los Servicios de Salud Pública de New Hampshire. La piel seca y agrietada dentro de la nariz o la garganta que resulta del aire seco puede hacer que cada respiración se sienta cruda e incómoda, incluso si no tiene alergia en absoluto. Los estornudos y los sollozos de un ataque de alergia se sienten aún peor en condiciones secas. El aire humidificado (y beber mucha agua para mantenerse hidratado) puede ayudar a evitar que la nariz y la garganta se sequen.
  • Puede ayudar a su cuerpo a mantener sus sistemas de defensa. Los niveles adecuados de humedad (y, nuevamente, hidratación) ayudan a su cuerpo a crear una capa de moco saludable en la nariz y la garganta. El programa «CommonHealth» de Virigina lo describe de esta manera: esa capa de moco atrapa los contaminantes a medida que los inhala, evitando que entren en su sistema respiratorio y provoquen una reacción alérgica o causen resfriados, infecciones de los senos nasales y la gripe. Los diminutos pelos, llamados cilios, en la parte posterior de la nariz y que recubren las vías respiratorias también son parte de este sistema de defensa, y también funcionan mejor si no está demasiado seco (Bustamante-Marin y Ostrowski, 2017).
  • Reduce la cantidad de partículas en el aire. Los estudios han encontrado que los niveles de humedad moderados disminuyen la cantidad de patógenos transportados por el aire, porque el vapor de agua tiende a condensarse en partículas en el aire, y la gota de agua resultante se depositará en el aire si es lo suficientemente pesada, eliminando el patógeno del aire. Más humedad significa que esto sucede con más frecuencia. Se encontró que los hospitales mantenidos entre 40 y 60 por ciento de humedad tenían una tasa más baja de enfermedades infecciosas que aquellos con humedad relativa extremadamente baja (Taylor & Hugentobler). Es concebible, aunque no se han realizado estudios, que este mismo efecto pueda reducir la cantidad de alérgenos en el aire.

Problemas potenciales con humidificadores y alergias.

Usar un humidificador para aliviar los síntomas de la alergia no es una solución perfecta. Existen algunos problemas potenciales asociados con el uso del humidificador que debe tener en cuenta.

Un humidificador que se usa incorrectamente también puede elevar los niveles de humedad, creando aire húmedo o incluso provocando que la humedad se condense del aire sobre las superficies de la habitación. Una alfombra húmeda o un panel de yeso mojado se enmohecerá. El moho libera esporas de moho, que pueden desencadenar reacciones alérgicas en muchas personas alérgicas.

Para evitar esto, asegúrese de usar un humidificador con un humidistato que se apaga automáticamente al nivel de humedad deseado. Las consecuencias de la humedad excesiva superan con creces los beneficios de un humidificador si no se tiene cuidado.

Un humidificador que no se limpia adecuadamente puede desarrollar moho o bacterias, convirtiéndose esencialmente en un rociador de moho y bacterias que contamina el aire cuando funciona. Los humidificadores deben vaciarse, limpiarse y dejarse secar todos los días, y limpiarse con una solución de peróxido de hidrógeno al 3 por ciento cada tres días, según la EPA. Los humidificadores ultrasónicos solo deben usarse con agua destilada, ya que pueden contaminar el aire con partículas minerales en aerosol si se usan con agua del grifo.

Se sabe que una de las fuentes de alérgenos domésticos más importantes, los ácaros del polvo, mueren a niveles de humedad por debajo del 40 por ciento (“Alergias a la humedad y los ácaros del polvo”, Grupo de Medio Ambiente Interior del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley). Eso significa que si sufre principalmente de alergias a los ácaros del polvo, no humidificar su casa cuando se seca podría mejorar sus alergias. Por supuesto, existen otros problemas asociados con el aire excesivamente seco, por lo que dependerá de la gravedad de sus alergias a los ácaros del polvo si vale la pena cambiar las alergias por nariz y garganta secas y con picazón.

Tipos de humidificadores

Hay dos tipos principales de humidificadores, evaporativos y ultrasónicos.

Los humidificadores evaporativos convierten el agua en vapor de agua soplando un ventilador a través de una mecha que está saturada de agua o simplemente hirviendo el agua en vapor. Los humidificadores de vapor pueden ser potencialmente peligrosos, especialmente si se usan en la habitación de un niño, ya que generan agua hirviendo.

Los humidificadores ultrasónicos utilizan un impulsor o diafragma que vibra a una frecuencia muy alta (ultrasónica). Esto impulsa diminutas gotas de agua al aire. Algunas de estas gotas eventualmente se evaporan, aunque algunas se depositan en superficies cercanas. La proporción exacta depende de la temperatura del aire y la humedad relativa de la habitación. Si el agua en un humidificador ultrasónico contiene minerales, como la mayoría del agua del grifo, las partículas minerales en aerosol pueden contaminar el aire, dejando un polvo blanco en las superficies una vez que se asienta y potencialmente causando problemas respiratorios si se inhala.

También puede elegir entre humidificadores portátiles para una habitación y humidificadores para toda la casa. Un humidificador para toda la casa está conectado al sistema HVAC de su hogar e introduce humedad en el flujo de aire HVAC. Esto tiene el beneficio de humedecer el aire en toda su casa. Sin embargo, son más complicados y costosos que los humidificadores portátiles.

Un humidificador portátil le permite humidificar una habitación individual y no se requieren modificaciones en su sistema HVAC. Requieren mantenimiento, ya que deben mantenerse limpios para evitar la contaminación por hongos o bacterias. Si solo necesita humidificar una habitación específica de su casa, en lugar de toda la casa, esta suele ser una mejor opción.

¿Qué humidificador debería utilizar?

Si no está seguro de qué tipo de humidificador es el adecuado para usted, un humidificador evaporativo portátil es un buen lugar para comenzar. Son relativamente económicos y puede ejecutarlos en su sala de estar durante el día y en el dormitorio por la noche. Unas semanas de uso te permitirán observar el efecto que tiene sobre la humedad de tu casa y sobre los problemas respiratorios que puedas tener.

Sin embargo, asegúrese de sentirse cómodo con el secado y la limpieza que requiere un humidificador portátil. Evitar la contaminación por hongos o bacterias es extremadamente importante.

Cómo mejorar la calidad del aire y reducir los síntomas de alergia

Tomar algunos pasos básicos puede mejorar la calidad del aire interior de su hogar y reducir la frecuencia y gravedad de los brotes de alergia.

  • Mantenlo limpio. Aspire alfombras, tapetes y tapizados. Limpia las superficies duras con un paño húmedo. Los alérgenos en el aire eventualmente se asientan y la limpieza los elimina de su casa. Si no limpia, eventualmente volverán a levantarse en el aire. Una aspiradora con filtro HEPA hará un mejor trabajo atrapando alérgenos y otras partículas.
  • Mantenga las ventanas cerradas. Si sufre de alergias estacionales, mantenga las ventanas cerradas y encienda el aire acondicionado cuando sus alergias sean peores. Por lo general, sugerimos abrir las ventanas, porque el aire fresco del exterior casi siempre es más limpio que el aire del interior, pero en este caso, debe mantener el polen afuera.
  • Utilice un sistema de purificación de aire. Esto podría incluir un filtro en su sistema HVAC o un purificador de aire portátil.

Usar un humidificador en los meses secos de invierno es una buena idea, ya que evitará que la piel, la nariz y la garganta se sequen y agrieten. También aliviará algunos de sus síntomas de alergia. Sin embargo, es muy importante utilizar el humidificador correctamente, manteniendo los niveles de humedad entre el 40 y el 60 por ciento y limpiando el humidificador con regularidad para evitar la contaminación.

Deja un comentario

diecisiete − tres =