Ozonoterapia que funciona: la importancia de un generador de calidad

Ya no es hoy que el ser humano busca terapias integradoras que sean económicamente viables y eficaces.

La ozonoterapia es una técnica que utiliza el ozono como agente terapéutico para diversas patologías. Se ha utilizado desde el siglo XIX y actualmente es una práctica aprobada en al menos 50 países. El primer uso terapéutico del gas ozono fue durante la Primera Guerra Mundial, donde los profesionales de la salud alemanes lo utilizaron para tratar a los soldados afectados por la gangrena gaseosa por infecciones anaeróbicas por Clostridium, muy sensible al O3. Ampliamente utilizado en medicina en Europa, Asia y Cuba. En Latinoamérica y Estados Unidos se aplica como una alternativa eficiente y de bajo costo, ayudando en el tratamiento de heridas de difícil cicatrización, especialmente en pacientes diabéticos y en la desinfección de heridas contaminadas. Hay más de 6000 artículos en la literatura sobre el uso medicinal del ozono.

La mayoría de las enfermedades tienen una respuesta positiva al aumento de la oxigenación de los tejidos, pero es muy importante tener en cuenta que la Ozonoterapia necesita un buen dispositivo para ser realmente eficaz.

Para el tratamiento con ozono, se deben tener en cuenta algunos aspectos. La primera es que solo los profesionales capacitados para realizar una buena anamnesis realizan el procedimiento. El segundo aspecto es la determinación de un protocolo con concentraciones, volúmenes y vías ideales para un procedimiento de calidad. Y finalmente, el tercer aspecto es un buen dispositivo médico generador de ozono.

Un buen profesional que trabaja con ozonoterapia debe buscar dispositivos con algunas especificaciones:

  • Aparato que utiliza oxígeno medicinal y nunca oxígeno del medio ambiente: el aire ambiente tiene varios contaminantes, que pueden generar subproductos durante su funcionamiento. Esto es muy grave, porque de esta forma no se sabe exactamente qué se está aplicando al paciente.
  • El dispositivo debe tener un control de flujo confiable: La ozonoterapia sigue una ventana terapéutica donde se pueden usar diferentes concentraciones para modular el organismo, para estimular o incluso para suprimir al individuo. Si el control de concentración del dispositivo no es confiable, un profesional puede modular a un paciente que necesita estimulación o suprimir a un paciente que necesita modular y esto puede ser muy grave. Este es un aspecto de gran importancia y que debe observarse.
  • Los dispositivos deben tener registro de Anvisa: los dispositivos que tienen registro de Anvisa son confiables, ya que tuvieron que pasar una inspección antes de ser puestos a la venta, a diferencia de los dispositivos que se importan y no se someten a ningún tipo de registro.

De todos modos, la ozonoterapia es una técnica muy segura, sin embargo, un buen profesional acaba no siendo tan bueno si el dispositivo utilizado no es de calidad. Se debe seguir la ventana terapéutica de la técnica para un tratamiento eficaz y solo así podremos tener un resultado satisfactorio en lo que se pretende y sin complicaciones, que es más importante.

Un buen profesional solo es realmente bueno cuando tiene buenas herramientas de trabajo, por lo que el uso de un dispositivo de ozonoterapia confiable es fundamental para una técnica con buenos resultados.

Deja un comentario

20 − cuatro =