Ozono en la lucha contra CORONAVIRUS

Desde hace unos meses, el mundo entero ha hablado en un solo contexto: pandemia, Covid 19, coronavirus y similares. Todos conocemos los riesgos de esta terrible pandemia que comenzó en una ciudad de China y se ha disipado a todos los países, provocando en la actualidad un total de 6.226.409 personas infectadas y 373.883 muertes en todo el mundo. En Brasil, este virus llegó en enero y, desde entonces, todo el país se ha visto afectado.

La enfermedad causada por el coronavirus es una patología infecciosa, fácilmente contaminada porque se transmite principalmente por gotitas que se producen cuando un individuo infectado tose, estornuda o incluso habla.

Este virus tiene un genoma compuesto por ARN con una hebra positiva simple, lo que ayuda en su síntesis de proteínas, siendo rápido en la producción de nuevos virus. Es muy importante resaltar que también está envuelto en una cápsula de grasa y proteína y en su superficie hay una proteína específica, llamada Proteína S. Esta proteína se une de manera efectiva a la enzima ECA2 que se encuentra en nuestras células y hace que la infección sea más fácil. Es precisamente esta proteína la que da nombre al virus, porque su conformación alrededor del virus se asemeja a una corona.

Hay que decir que este virus es intracelular. Cuando ingresa a la célula humana, los ribosomas de la célula huésped traducen la información que está presente en este material genético y produce proteínas como la ARN polimerasa del virus. La ARN polimerasa replica el material genético viral, luego forma una cadena de ARN de sentido negativo y luego cadenas positivas, que formarán nuevas partículas de virus.

Se sabe desde hace algún tiempo que el ozono es un gas altamente germicida y su dilución en agua puede generar un gran desinfectante. El proceso de destrucción o inactivación de un microorganismo, ya sea un virus, una bacteria o un hongo, no es tan sencillo en la práctica, pero en teoría es relativamente fácil de entender. El ozono, con su poder oxidante, ataca las membranas de los microorganismos. Es necesario aclarar que el ozono tiene una preferencia de enlace para ser estable y que el enlace son los dobles enlaces de carbono, que existen en grandes cantidades en proteínas, grasas y otros compuestos orgánicos. Los microorganismos mueren debido a roturas por oxidación de grasas (fosfolípidos) y proteínas contenidas en sus paredes. Está claro que cada microorganismo tiene una sensibilidad diferente al ozono, ya que algunos tienen más material orgánico capaz de ser fácilmente oxidado por O3 que otros, sin embargo no existe ningún microorganismo completamente resistente al ozono, precisamente porque actúa sobre sus estructuras.

Observando la estructura ya descrita del coronavirus, el equipo de O3 Line decidió hacer un trabajo para comprender la acción del ozono directamente sobre el covid 19. Luego, la Unicamp realizó un estudio junto con Ozônio Line evaluó el agua generada por un dispositivo de la empresa , conocido como Deep Clean. Este dispositivo tiene una tecnología que conduce a la ozonización del agua y la generación de radicales hidroxilo en ella. Estos radicales, generados a partir de un segundo proceso tras la ozonización del agua, son grupos funcionales presentes en las bases de hidróxido y están formados por un átomo de hidrógeno y un átomo de oxígeno. Altamente reactivas, como el ozono, estas dos moléculas lograron destruir el covid 19 y el H1N1 en un 99,99% en solo 15 segundos de contacto. Y lo más importante a destacar es que además de poder hacer que la destrucción de virus sea tan importante y comentada hoy, esta agua no trae toxicidad a nuestras células, puede ser utilizada para baño, lavado de manos, asepsia de espacios y varios otros puntos de extrema necesidad en estos días.

Las pruebas se realizaron en el laboratorio NB-2 (Nivel de Bioseguridad 2) siguiendo las Recomendaciones de ANVISA Art. 1 y Art. 3 de IN 04/13 y IN 12/16 (obedeciendo Buenas Prácticas de Laboratorio-GLP), metodologías descritas en el normas (EN14476: 2015, ASTM E1053 – 11 y el Instituto Robert Koch – RKI).

Las pruebas se realizaron por cuadruplicado (cuatro repeticiones) biológicas, donde la primera etapa de las pruebas fue realizar la «Determinación de la Concentración Máxima No Tóxica (CMNT)» en las diferentes celdas ensayadas, para determinar la concentración que no causa toxicidad para las células, porque la sustancia de ensayo (agua y ozono) debe ser activa únicamente contra el virus y no contra las células. Luego, se realizó una prueba positiva: presencia del virus, agua ozonizada y sistema celular y una prueba negativa: control de células (sistema único celular, sin presencia de virus y sin presencia de agua ozonizada) y, finalmente, control de dilución / titulación de virus y cultivo celular.

La mezcla de virus y agua ozonizada e hidroxilo se sometió a diferentes diluciones y tiempos (15 segundos, 1 minuto y 02 horas) y 24 horas. Las placas con agua ozonizada e hidroxilo exactamente con los sistemas celulares se inocularon a 37 grados C en un horno con CO2 al 5% durante 48 horas durante 05 días y el título de virus se expresó como log10TCID50 / ml mediante el método de Reed-Muench.

En la siguiente tabla, puede ver los resultados obtenidos:

Se concluye que la infección por ambos virus (Coronavirus y Virus Influenza / H1N1) fue inhibida por el producto agua ozonizada e hidroxilo generado por el dispositivo Deep Clean cuando se aplica en forma pura y por 15 segundos de contacto.

Deja un comentario

diecinueve − 14 =