Ozono en el tratamiento de aguas residuales

El tratamiento de aguas residuales es una preocupación mayor que nunca. El agua, especialmente el agua potable, se ha vuelto escasa y la protección del medio ambiente es una prioridad.

En este contexto, el sector busca tecnologías fiables y eficientes que cumplan con la cada vez más estricta normativa sobre vertido de aguas residuales. Para cumplir con los nuevos límites reglamentarios de vertido cada vez más estrictos, los gases industriales y, en particular, tratamiento de ozono pueden ser una respuesta eficaz y económica en términos de control de la contaminación del agua.

Los beneficios del ozono en el tratamiento de efluentes

Durante el proceso de tratamiento de aguas residuales industriales o municipales, determinados contaminantes recalcitrantes, como microcontaminantes (residuos farmacéuticos, productos de higiene, etc.), tensioactivos, colorantes, la DQO dura presente en las aguas residuales o incluso organismos patógenos pueden resultar resistentes a los sistemas de tratamiento convencionales. .

La oxidación con ozono los elimina, mejorando la calidad del vertido y / o respetando las normas vigentes. La descontaminación de sus aguas residuales se vuelve más simple, rápida y rentable.

El ozono se utiliza para:

  • Incrementar la biodegradabilidad antes del tratamiento biológico: el ozono convierte estos químicos en moléculas inocuas;
  • Decolorar sus aguas residuales, eliminando moléculas complejas de los tintes;
  • Destruye los tensioactivos;
  • Desinfecta y descontamina las aguas residuales gracias a una acción más rápida que los desinfectantes convencionales;
  • Trata la demanda de oxígeno químico residual (DQO) después del tratamiento biológico.

Estas aguas se pueden reinyectar en su proceso para reducir sus costos de gestión operativa.

El ozono tiene otras ventajas, como reducir y mejorar la sedimentación de lodos, reduciendo las bacterias filamentosas.

Las virtudes de la oxidación del ozono

El ozono se produce a partir de un gas rico en oxígeno mediante una descarga eléctrica en un reactor, llamado ozonizador o generador de ozono. El oxígeno requerido puede ser suministrado por oxígeno del aire o por oxígeno puro.

Ofrecemos un solución basado en un suministro de oxígeno puro con muchas ventajas:

  • La reducción del 50 al 60% en el costo de inversión en comparación con el suministro de aire natural;
  • Menor consumo de energía (30-40% menos que el suministro de aire);
  • Una mayor concentración de ozono producido (entre el 10 y el 14% en masa), permitiendo aumentar la reactividad de la reactividad del ozono y optimizar el tamaño de la instalación;
  • La reinyección efectiva del oxígeno residual recuperado de la salida del ozonizador en su cuenca biológica.

El ozono así producido se pone en contacto con el efluente en una unidad de reacción. El gas de ozono residual se descompone de forma segura en oxígeno en la unidad de ozonización.

Los efluentes así producidos ricos en oxígeno (es decir, el 90% del flujo de entrada), se pueden recuperar y utilizar inyectándolos aguas arriba o aguas abajo de sus cuencas biológicas con sistemas de transferencia de oxígeno.

El tratamiento con ozono combinado con la reinyección de oxígeno en sus cuencas biológicas optimiza su tratamiento, multiplica por diez los recursos hídricos, permite una limpieza rápida y eficaz y ahorra costes operativos.

¿Por qué elegir nuestros equipos para el tratamiento de efluentes?

Al elegir los dispositivos Ozônioline para el tratamiento de aguas residuales, se beneficia de todos los medios para limpiar las aguas residuales, eliminar microcontaminantes, organismos patógenos y moléculas químicas complejas de las aguas residuales en su planta o planta de tratamiento.

Nuestro equipo de expertos lo apoyará durante todo el proyecto para diseñar, implementar, integrar y monitorear su instalación bajo demanda.

¡Cuente con nosotros!

Deja un comentario

14 − nueve =