Humo del cigarrillo: formas de deshacerse del olor a tabaco en interiores

El aroma distintivo del humo del cigarrillo que permanece en el aire o en una prenda de vestir o mueble es tan inconfundible como poco saludable, por lo que eliminarlo del aire es crucial para cualquier persona preocupada por su salud.
Más allá del tabaco en su núcleo, el humo del cigarrillo se compone de numerosos productos químicos, incluidos gases como monóxido de carbono (CO), cianuro de hidrógeno (HCN) y óxidos de nitrógeno (NOX). Los productos químicos volátiles como el formaldehído, la acroleína, el benceno y ciertas N-nitrosaminas también pueden estar contenidos en el vapor líquido del aerosol de humo, que también consta de nicotina, fenol, hidrocarburos poliaromáticos (PAH) y ciertas nitrosaminas específicas del tabaco (TSNA). .

Humo de segunda y tercera mano: cómo limitar la exposición y los efectos

La mejor manera de limitar la exposición al humo de segunda mano (la combinación del humo emitido por el cigarrillo encendido más el humo emitido por la boca del usuario) es alejarse de la vecindad del fumador.
Pero limitar el contacto con los fumadores no es suficiente para evitar una exposición no deseada: el humo de tercera mano también es un problema. El Departamento de Salud de California describe el humo de tercera mano como el fenómeno en el que los residuos del humo permanecen en el interior de las paredes, ventanas y muebles. El humo de tercera mano puede reaccionar con otros contaminantes del aire y adherirse al cabello, la piel y la ropa, ya que se transfiere de un lugar a otro, incluso en los no fumadores. Este residuo malsano también puede acumularse y acumularse en polvo y persistir durante años.
El humo de tercera mano es difícil de eliminar con los métodos de limpieza tradicionales, como limpiar o pasar la aspiradora, y no hay buena evidencia que sugiera que incluso una ventilación fuerte pueda eliminar sus rastros. El Centro para el Control de Enfermedades advierte que el humo de tercera mano también está relacionado con los riesgos para la salud de enfermedades como el asma y el cáncer.

Formas sencillas de absorber los olores del humo del cigarrillo

Entonces, ¿cómo se puede eliminar el humo del cigarrillo en interiores? Siempre que nadie que siga fumando en su entorno agregue nuevas toxinas, es posible eliminar el olor del humo del cigarrillo, si no todos los efectos tóxicos. Puede hacer esto con algunos productos muy básicos y asequibles que quizás ya tenga en su hogar:

Vinagre:

La fuerte abrasividad del vinagre puede eliminar eficazmente los olores desagradables como el humo del cigarrillo. Intente mezclar vinagre y jugo de limón en una botella y rociarlo como una niebla de la misma manera que usaría un ambientador, o coloque tazones de vinagre blanco en una habitación donde las personas hayan fumado durante la noche; por la mañana, el olor del humo puede ser ido. Si está limpiando superficies lisas o duras que tienen residuos de nicotina, puede usar vinagre como limpiador ácido para disolver la nicotina. Y para un alivio más inmediato de los olores del humo del cigarrillo, rocíe vinagre en una toalla o paño y agítelo por la habitación durante unos minutos. Tenga en cuenta que, si bien es posible eliminar los residuos de humo de superficies duras como paredes y muebles, las investigaciones encuentran que puede ser imposible eliminar realmente todos los rastros de humo de las alfombras.

Bicarbonato de sodio y carbón activado:

Rociar bicarbonato de sodio o carbón activado en polvo (que se vende en tiendas de mascotas) puede eliminar los olores de los cigarrillos al igual que los olores del moho. Si está tratando de reducir el hedor a cigarrillo en una habitación, puede poner los polvos en tazones abiertos o espolvorear sobre una superficie. Para eliminar el olor de un artículo pequeño, puede colocarlo en un recipiente cerrado con bicarbonato de sodio o carbón activado (asegurándose de que el artículo no lo toque) durante unos días.

Granos de café:

El café no solo lo despierta por la mañana, sino que también puede ayudar a reducir los olores. Intente llenar varios filtros de café con posos frescos, colóquelos en el área afectada por el humo y déjelos durante varios días.

Tecnología para ayudar a reducir los olores del humo del cigarrillo

Si los métodos caseros para absorber el olor del humo del cigarrillo no resultan efectivos, puede valer la pena probar un purificador de aire. Sin embargo, los CDC advierten que si bien “eliminar el tabaquismo en espacios interiores protege completamente a los no fumadores de la exposición al humo de segunda mano”, ningún purificador de aire o sistema de ventilación convencional puede eliminar completamente la exposición de los no fumadores al humo de segunda mano. Por lo tanto, si bien es evidente que la única forma de eliminar por completo la exposición no deseada al humo de segunda mano es prohibiendo por completo fumar en un espacio interior, el uso de un purificador de aire podría al menos ayudar a mitigar los efectos adversos para la salud y reducir el olor desagradable.

PECO:

Los purificadores de aire Molekule contienen tecnología PECO y pueden eliminar partículas de humo más grandes, así como destruir los compuestos orgánicos volátiles (COV) gaseosos del humo mediante una reacción catalítica activada por luz. La oxidación fotoelectroquímica, o filtros PECO, también pueden ayudar con el olor del humo del tabaco, ya que el proceso PECO descompone los contaminantes a nivel molecular. Los LED activan el proceso catalítico, generando radicales hidroxilo que oxidan los contaminantes, incluidos los productos químicos del humo del cigarrillo, y los descomponen en componentes básicos de vapor de agua y dióxido de carbono. A diferencia de los filtros tradicionales que se analizan a continuación, que simplemente capturan contaminantes, la tecnología PECO puede destruir contaminantes como los COV en el aire.

Carbón:

Los purificadores de aire con filtros de carbón son el tipo de filtro más utilizado para eliminar gases. Están diseñados para atrapar los gases a medida que pasan a través de un lecho de carbón activado, que contiene poros diminutos para aumentar su superficie y, por lo tanto, crea más lugares en el filtro para capturar los COV del humo. Los gases se adhieren al filtro de carbón mediante un proceso llamado adsorción, que permite que los contaminantes gaseosos se adhieran al exterior del carbón. Si planea usar un filtro de carbón, la EPA recomienda que contenga una cantidad sustancial de carbón para aumentar la efectividad.
Otra advertencia es que los filtros de carbón deben reemplazarse con frecuencia. Seguir las pautas del fabricante para cambiar el filtro es un buen estándar, aunque si tiene alguna duda o huele gas nocivo, reemplácelo de inmediato. Tenga en cuenta que, si bien los filtros de carbón pueden ayudar a lidiar con los olores del humo, el humo del tabaco puede aterrizar y penetrar en la mayoría de las superficies y es difícil eliminar el olor por completo y de manera constante. Por último, tenga en cuenta que los filtros de carbono no eliminan el peligroso monóxido de carbono y debe tener un detector de monóxido de carbono en su hogar.

HEPA:

Este tipo de filtro de aire está clasificado para utilizar filtración mecánica para capturar el 99,97% de las partículas de 0,3 micrones de tamaño, que incluyen algunas partículas de humo.

Conclusión

Para muchas personas, el olor a humo es lo que merece atención inmediata, por lo que los métodos de bricolaje presentados en este artículo son una buena primera línea de defensa para deshacerse del olor nocivo inmediato del humo. Pero para aquellos que están más preocupados por la salud a largo plazo y la contaminación interior, los purificadores y filtros de aire podrían ser una mejor manera de hacerlo. Independientemente, la mejor y más eficaz forma de eliminar los efectos de segunda y tercera mano del humo del cigarrillo es limitar, si no eliminar por completo, su exposición al humo del cigarrillo.

Deja un comentario

4 − 3 =