El uso de ozono para una dieta con menos pesticidas

Hoy en día, ya no es dudoso ni engañoso decir que Brasil es uno de los países del mundo que más pesticidas consume. GRIGORI (2019) nos muestra que entre 2000 y 2010, el crecimiento en el uso de plaguicidas en todo el mundo fue del 100%, siendo este el mismo período en el que en Brasil el aumento en el uso de estos productos fue casi del 200%. Según estudios, aproximadamente el 20% de todos los pesticidas producidos y vendidos en el planeta son consumidos por Brasil. El mismo autor también nos muestra un estudio realizado en 2011, por la Campaña Permanente Contra Pesticidas y por la Vida, que estima que cada brasileño consume un promedio de 5.2L de pesticidas por año. En 2015, esta cantidad aumentó a 7,6 litros por persona.

Esto es muy aterrador, ya que conocemos el daño que el uso de estos productos puede ocasionar a la salud. Revista Casa e Jardim realizó una encuesta con un nutrólogo, quien enumeró las 12 principales enfermedades que los plaguicidas pueden causar en la población, a saber: cáncer, infertilidad, TDAH, espectro autista, enfermedad hepática, Alzheimer, depresión, malformación fetal, hipotiroidismo, alergias y cardiopatía.

Así, la población brasileña ha estado viviendo una lucha constante para exterminar el consumo de plaguicidas a través de los alimentos y, si esto no es posible, que al menos se reduzca este consumo.

El ozono utilizado diluido en agua tiene el gran poder de oxidar moléculas orgánicas mediante la destrucción de dobles enlaces de carbono, eliminando o reduciendo por completo buena parte de los pesticidas contenidos en la superficie de los alimentos.

Lo más interesante es que la ozonización de estos alimentos es fácil y económica, basta con sumergirlos en un recipiente con agua y colocar un sencillo dispositivo para generar burbujas de gas ozono en el medio, provocando que se produzca oxidación y una «suciedad» se quede alrededor. el contenedor, siendo eliminado. Es en esta “suciedad” mencionada donde se encuentran los restos de los componentes de los plaguicidas oxidados.

Un ejemplo simple de esta reducción de sustancias químicas contenidas en los alimentos se puede ver en un estudio de Ong et al., (1996), donde las manzanas se lavaron con agua ozonizada a 0.25 mg / L durante 15 min. Los niveles de residuos de metil azinfos, captan y clorhidrato de formetanato en las frutas se redujeron en aproximadamente un 75%, 72% y 46%, respectivamente. Otra investigación ha demostrado que sumergir manzanas en agua ozonizada que contiene O3 en concentraciones de 1 y 3 ppm durante 30 min redujo los residuos de mancozeb de 56% a 97% con tratamiento con ozono (HWANG et al., 2001).

Por tanto, se concluye que el lavado de alimentos, especialmente frutas y verduras, con agua ozonizada, además de aumentar su vida útil descontaminando los microorganismos, también reducirá considerablemente el consumo de los plaguicidas «peligrosos».

Referencias bibliográficas

GRIGORI, P. Después de todo, ¿es Brasil el mayor consumidor de pesticidas del mundo? Rev. Galileu, en línea . 2019.

HWANG, ES; CASH, JN; ZABIK, MJ Tratamientos poscosecha para la reducción de mancozeb en manzanas frescas. Revista de Química Agrícola y Alimentaria, vol. 49, no. 6, pág. 3127-3132, 2001.

ONG, KC; CASH, JN; ZABIK, MJ; SIDDIQ, M .; JONES, AL Lavados con cloro y ozono para la eliminación de pesticidas de manzanas y salsa de manzana procesada. Química de los alimentos, v. 55, no. 2, pág. 153-160, 1996.

REVISTA CASA Y JARDÍN. 12 enfermedades que pueden ser causadas por plaguicidas. En línea: . 2018.

Deja un comentario

uno × dos =