¿Es perjudicial el humo de incienso?

En nuestra sociedad cada vez más acelerada, muchas personas buscan ser más conscientes de su salud física y mental. Las prácticas de atención plena que implican la quema de incienso, como el yoga y la meditación, son tan populares como siempre. Sin embargo, la quema de incienso está lejos de ser un fenómeno nuevo. Durante siglos, el incienso se ha utilizado como una parte importante de las ceremonias religiosas en muchas culturas diferentes. Ya sea que esté quemando incienso como un acto de adoración o simplemente para hacer que su hogar huela mejor, debe considerar si el humo del incienso puede ser malo para su salud.

Uso de incienso a lo largo de los siglos.

Nadie sabe cuándo comenzó el uso del incienso. Puede haber sido hace tanto tiempo como cuando el hombre descubrió el fuego por primera vez (y posteriormente descubrió que la quema de diferentes sustancias en el fuego producía una variedad de aromas diferentes). La primera mención histórica de la quema de incienso se encuentra en la sociedad egipcia del siglo XV a. C. Se pensaba que el incienso era el «aroma de los dioses» y se quemaba como un tipo de ofrenda religiosa.
Desde entonces, el incienso ha sido parte de las ceremonias religiosas en una variedad de culturas occidentales y asiáticas. En algunos hogares, es común que el humo del incienso esté presente durante varias horas al día o más. Se ha pensado que el humo de la quema de incienso tiene connotaciones espirituales, como atraer o proteger de diferentes energías y espíritus. En el taoísmo y el budismo, la quema de incienso se usa tradicionalmente para el culto a los antepasados ​​y las deidades. En algunas tradiciones cristianas, el incienso se usa a menudo durante los servicios de la iglesia y en una variedad de ritos religiosos.
Además de desempeñar un papel en diferentes prácticas religiosas, muchas personas usan incienso como ambientador en el hogar. Otro uso popular del incienso es cultivar una atmósfera relajante durante el yoga y la meditación.

¿Cómo se quema el incienso?

Para comprender los diferentes componentes presentes en el humo del incienso, primero debemos comprender de qué está hecho el incienso. El incienso se crea tradicionalmente con materiales vegetales, como diferentes tipos de madera, hierbas y resinas, además de aceites esenciales.
El incienso puede ser quemado directo, que típicamente viene en forma de varillas o conos de incienso, o quemado indirecto. El incienso de combustión indirecta se puede pulverizar o puede venir en forma de pasta o colección de materias primas. Este tipo de incienso se quema colocándolo sobre una superficie combustible, como carbones encendidos o brasas encendidas.
Cuando quemas cualquier cosa (tabaco, incienso, leña o incluso comida) estás facilitando un proceso llamado combustión. En el caso de quemar incienso, la combustión es una reacción química entre la fuente de combustible (incienso) y el oxígeno que da como resultado un producto gaseoso (humo).

¿Puede el humo del incienso contener contaminantes nocivos?

Cuando se quema incienso en el interior, el humo creado durante este proceso puede ser una fuente importante de contaminantes interiores, ya que produce gases nocivos y material particulado. De hecho, se ha encontrado que muchos tipos de humo de incienso contienen carcinógenos similares a los que se encuentran en el humo del cigarrillo.
El tipo exacto de contaminantes que se liberan al aire depende de los productos químicos presentes en el incienso que se quema. Sin embargo, un estudio que probó 23 tipos diferentes de incienso encontró que las concentraciones de gases de monóxido de carbono (CO), óxido nítrico (NO) y dióxido de azufre (SO2) que se encuentran en el humo del incienso pueden ser lo suficientemente altas como para afectar negativamente su salud.
Ese mismo estudio encontró que el humo del incienso emite grandes cantidades de partículas finas que podrían hacer que el aire dentro de su hogar exceda los Estándares Nacionales de Calidad del Aire Ambiental (NAAQS) de la EPA de EE. Estas normas fueron creadas por la EPA como parte de la Ley de Aire Limpio para proteger contra los contaminantes del aire considerados nocivos para la salud pública y el medio ambiente.
Debido a que el incienso generalmente se quema en espacios cerrados con poca ventilación, el material particulado puede acumularse en su hogar con el tiempo. Si quema incienso regularmente, puede estar expuesto a contaminantes del aire interior más dañinos de lo que cree.

¿El humo del incienso es malo para los pulmones?

Sabemos que quemar incienso puede agregar altos niveles de partículas al aire en su hogar, pero ¿por qué esas partículas son tan malas para su salud? Estas partículas y compuestos químicos son peligrosos porque son lo suficientemente pequeños como para inhalarlos. Pueden viajar profundamente en el tracto respiratorio, incluidos los pulmones, e incluso llegar al torrente sanguíneo.
Según la EPA, la exposición a las partículas presentes en el humo del incienso se ha relacionado con el asma, la inflamación pulmonar e incluso el cáncer. De hecho, se descubrió que la exposición a largo plazo al humo del incienso está relacionada con un mayor riesgo de cánceres de las vías respiratorias superiores y de cáncer de pulmón de células escamosas.
Además, los niveles de monóxido de carbono, formaldehído y óxido nitroso que se encuentran en el humo del incienso pueden causar inflamación en las células pulmonares, lo que indica asma y otros problemas respiratorios (Cohen, et. Al, 2013). Los niños y los bebés por nacer son especialmente susceptibles a los efectos del monóxido de carbono y otros contaminantes en el aire porque sus cuerpos aún están creciendo y desarrollándose. El monóxido de carbono también puede causar reacciones adversas en personas con afecciones cardíacas existentes.

¿El humo del incienso es tan malo como el del tabaco?

¿Qué tan dañino es el humo del incienso? Un estudio de 2015 encontró que el humo del incienso y el humo del tabaco pueden tener más similitudes de lo que cree. Se encontró que los dos tipos de humo tienen toxicidades similares y producen reacciones mutagénicas similares en las células expuestas al humo (Zhou, et. Al, 2015). En determinadas condiciones, incluso se descubrió que el humo del incienso era tóxico en concentraciones más bajas que el humo del cigarrillo. Sin embargo, es importante tener en cuenta algunas cosas al interpretar estos hallazgos:

  • Cuando quema incienso, no está exponiendo su tracto respiratorio a la misma concentración de humo que cuando fuma un cigarrillo. Esto puede influir en la forma en que los diferentes tipos de humo afectan las células pulmonares.
  • En este estudio, solo se probaron cuatro varillas de incienso y un cigarrillo. Este tamaño de muestra es demasiado pequeño para poder aplicar los hallazgos al incienso y al humo del cigarrillo en su conjunto.
  • El investigador principal del estudio trabajaba para una empresa tabacalera. Al mirar los estudios científicos, siempre es importante tener en cuenta las posibles fuentes de sesgo.

Para obtener más información sobre lo peligroso que es el humo del incienso en comparación con el humo del tabaco, lea este artículo del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido.
Si bien no podemos concluir positivamente que el humo del incienso sea peor para su salud que el humo del cigarrillo, sí sabemos que puede ser una fuente de altos niveles de contaminantes del aire interior. Esto es especialmente cierto cuando el incienso se quema en espacios pequeños y cerrados en los que el material particulado liberado en el humo se puede acumular con el tiempo, de manera similar a como se acumula el humo del cigarrillo en el hogar de un fumador habitual.
Nota: Sus mascotas respiran el mismo aire que usted, por lo que cualquier contaminante liberado por el humo del incienso puede afectar tanto a los seres humanos como a los animales de su hogar.

¿Cuáles son algunas alternativas a la quema de incienso?

Si usa incienso para que su hogar huela mejor, hay varias formas de lograr el mismo efecto. El primer paso es tener especial cuidado al mantener limpia su casa. Busque y elimine cualquier fuente de malos olores. Cuando no está tratando de enmascarar un mal olor, no requiere mucho esfuerzo hacer que su casa huela bien.
Después de eso, considere usar plantas aromáticas, aceites esenciales o popurrí de flores secas para darle a su hogar un aroma más fresco sin agregar compuestos orgánicos volátiles (COV) dañinos al aire que respira. Sin embargo, debe considerar evitar los aerosoles ambientadores en aerosol. Algunos ambientadores para interiores pueden contener altos niveles de COV que pueden aumentar la contaminación del aire interior y causar una variedad de efectos en la salud.

¿Existen formas de reducir la contaminación del aire interior causada por la quema de incienso?

Para algunas personas, el incienso juega un papel importante en las creencias y prácticas religiosas. Evitar el incienso por completo puede no ser una opción. A continuación, se indican algunos pasos que puede seguir para protegerse de los efectos secundarios de la inhalación habitual de humo de incienso:

  • Aumenta tu ventilación—Considere abrir ventanas y puertas para mejorar el flujo de aire en la habitación en la que está quemando incienso.
  • Cambie a un tipo de incienso más seguro—No todo el incienso se crea por igual. Al elegir incienso elaborado con ingredientes naturales de origen vegetal sin la adición de productos químicos nocivos, es posible que pueda disminuir la cantidad de contaminantes del aire liberados en el humo. Considere probar con incienso sin humo o con poco humo. Si es posible, debe evitar quemar incienso de resina en una briqueta de carbón. El humo del carbón ardiendo puede producir contaminantes del aire adicionales como el monóxido de carbono (Cohen, et. Al, 2013).
  • Mantenga su incienso en una habitación—Evite el uso regular de incienso en áreas de alto tráfico de su casa, especialmente si algún miembro de su hogar tiene problemas pulmonares. Tener un área específica que se usa para quemar incienso y poco más puede ayudar a disminuir su exposición a los contaminantes del aire presentes en el humo del incienso.

Purificadores de aire interior y humo de incienso

Si no puede evitar quemar incienso con regularidad, el uso de un purificador de aire interior para el humo puede ser otra forma de reducir la cantidad de contaminantes que se acumulan en su hogar. Sin embargo, ningún purificador de aire puede eliminar completamente el humo o las partículas que se encuentran en el humo del incienso.
El humo del incienso, si se quema con regularidad y en grandes cantidades, puede ser perjudicial para la salud, al igual que lo sería inhalar cualquier tipo de humo. La mejor manera de evitar que el incienso disminuya la calidad del aire en su hogar es quemarlo con la mayor moderación posible. Puede ser mejor disfrutar de los beneficios de quemar incienso a través de formas alternativas «sin humo» o solo con la ventilación adecuada y evitando la inhalación directa del humo del incienso.

Deja un comentario

dieciseis − 3 =