¿De dónde proviene el monóxido de carbono en un hogar?

El monóxido de carbono (CO) puede ser incoloro e inodoro, pero está lejos de ser inofensivo. Desafortunadamente, el gas tóxico es virtualmente indetectable sin una alarma de monóxido de carbono. Muchas personas, sin saberlo, entran en contacto con niveles potencialmente peligrosos de CO todos los días. A continuación, conozca qué factores en su hogar pueden exponerlo al monóxido de carbono, así como las mejores formas de protegerse de él.

¿Qué es el monóxido de carbono y por qué es peligroso?

El monóxido de carbono se forma por la combustión incompleta de combustibles como madera, carbón, propano y gas natural. El monóxido de carbono puede ser tóxico cuando se inhala. A medida que ingresa al torrente sanguíneo, puede evitar que su cuerpo absorba oxígeno de manera efectiva, lo que resulta en daño tisular y eventual muerte.

Según los CDC, más de 20,000 personas visitan la sala de emergencias cada año debido al envenenamiento por monóxido de carbono. Si bien nadie es inmune a los efectos de este gas tóxico, ciertas personas, como los bebés, los ancianos y las personas con afecciones cardíacas o respiratorias, son más sensibles a los efectos del envenenamiento por CO.

Síntomas de intoxicación por monóxido de carbono

Debido a la naturaleza de los síntomas del envenenamiento por CO, muchas personas a menudo confunden sus síntomas con signos de la gripe. Sin embargo, a diferencia de la gripe, los síntomas del envenenamiento por monóxido de carbono desaparecerán cuando abandone el área de la fuga de CO.

La EPA afirma que algunos de los síntomas más comunes de intoxicación por CO son:

  • Fatiga en personas por lo demás sanas
  • Dolor de pecho en personas con afecciones cardíacas.
  • Angina de pecho
  • Deterioro de la visión y la coordinación.
  • Dolores de cabeza
  • Mareos y confusión
  • Náusea
  • Otros síntomas similares a los de la gripe

En concentraciones más altas, el envenenamiento por CO puede hacer que se desmaye e incluso puede ser fatal.

Si experimenta alguno de los síntomas enumerados anteriormente, o sospecha que podría haber una fuga de monóxido de carbono en su hogar, debe salir de su hogar de inmediato, tomar aire fresco y llamar a un centro de control de intoxicaciones al 1-800-222-1222. Ellos le ayudarán a determinar si necesita buscar más atención médica. También debe llamar a su departamento de bomberos o compañía de gas local para encontrar y reparar la fuente de la fuga.

Nota: Es posible respirar niveles peligrosos de CO sin mostrar ningún síntoma, según la EPA. Respirar concentraciones bajas de CO a lo largo del tiempo puede causar efectos adversos a la salud a largo plazo, como alteraciones neurológicas y trastornos sensoriales y motores.

¿Dónde podría aparecer el monóxido de carbono en mi casa?

El monóxido de carbono se crea al quemar combustibles, por lo que las casas con electrodomésticos que queman combustible y garajes adjuntos son más susceptibles a las fugas de monóxido de carbono. Algunas fuentes potenciales de CO son:

  • Estufas y cocinas – Las estufas de gas y las cocinas pueden ser una fuente de monóxido de carbono en su hogar, especialmente cuando se usan sin la ventilación adecuada, como una campana extractora. Para ayudar a prevenir esto, mantenga la estufa y la estufa de la cocina limpias y en buenas condiciones de funcionamiento.
  • Chimeneas – Durante los meses de invierno, algunas personas pueden optar por utilizar su chimenea como fuente alternativa de calor. El humo de la madera en llamas podría acumularse en su hogar, aumentando la concentración de monóxido de carbono y otras partículas peligrosas en el aire. Abra siempre el conducto de humos cuando utilice una chimenea.
  • Parrillas – Nunca use una parrilla en un espacio cerrado, como un garaje. El CO formado por la combustión del combustible puede acumularse a concentraciones tóxicas.
  • Hornos, secadoras, calentadores de agua y calefactores portátiles. – En algunos hogares, estos electrodomésticos funcionan mediante la quema de combustible. Sin la ventilación, la inspección y el mantenimiento adecuados, estos aparatos podrían emitir CO hacia su hogar. Al igual que otras preocupaciones sobre la contaminación del aire, la intoxicación por monóxido de carbono tiende a ocurrir con más frecuencia durante los meses extremadamente fríos del invierno.
  • Generadores portátiles – Los generadores portátiles de gas pueden ser especialmente peligrosos porque producen altos niveles de monóxido de carbono cuando están en uso. Para estar seguro, siempre use un generador portátil en el exterior, al menos a 25 pies de distancia, ya favor del viento, desde cualquier ventana o puerta abierta.
  • Humo de tabaco – Los cigarrillos pueden ser otra fuente de monóxido de carbono tanto para los fumadores como para las personas con las que entran en contacto. Cuando fuma un cigarrillo, inhala directamente una parte del CO creado a partir de la combustión que se produce cuando se quema el tabaco dentro de un cigarrillo. Además, fumar puede aumentar los niveles ambientales de CO, especialmente en una habitación cerrada, aumentando la exposición al CO de las personas que no fuman.
  • Automóviles, vehículos recreativos y otros vehículos – Muchos vehículos requieren la combustión de combustible para funcionar. A muchas personas les gusta hacer funcionar sus autos durante unos minutos dentro del garaje en las mañanas frías. Sin embargo, esta práctica puede potencialmente causar una acumulación peligrosa de CO en su garaje e incluso dentro de ciertas áreas de su casa. Incluso en un garaje independiente, siempre debe tener la puerta del garaje abierta cuando se conduce un vehículo. Además, debe hacer revisar su sistema de escape una vez al año para detectar posibles fugas que podrían causar una acumulación de CO dentro del automóvil.

¿Dónde podría aparecer el monóxido de carbono en un apartamento?

Si bien las fuentes potenciales de monóxido de carbono en un apartamento pueden ser similares a las que se encuentran en una casa, hay algunas diferencias clave que debe tener en cuenta. Por ejemplo, es posible que no tenga que preocuparse por la acumulación de gases de escape de los vehículos en su hogar, pero hacer tiene que considerar las acciones de las otras personas que viven en su edificio.

Aún debe tener en cuenta las posibles fuentes de CO enumeradas anteriormente, pero además, debe considerar:

  • Otros inquilinos – Otros residentes en su edificio pueden quemar combustibles abiertos, especialmente durante los meses fríos cuando las temperaturas bajan durante el invierno. Además, cualquier nivel excesivo de CO (sin importar la causa) puede ingresar a su apartamento a través del sistema de ventilación.
  • Ventilación – Aumentar la ventilación en un apartamento puede ser complicado si comparte una o más paredes con otras unidades del edificio. Con menos ventanas y puertas, sus opciones para aumentar el flujo de aire pueden ser limitadas. Preste especial atención a la ventilación de su apartamento cuando esté cocinando o realizando otras actividades que puedan provocar emisiones de CO.
  • Linternas y calefactores portátiles – Impulsados ​​por combustión de combustible, estos nunca deben usarse en un espacio cerrado. Las linternas y los calefactores portátiles tienen el potencial de liberar altos niveles de CO que podrían acumularse rápidamente en un área cerrada.
  • Electrodomésticos a gas – Esto puede incluir su estufa, cocina y horno, que se describen con mayor detalle en la lista anterior. Debido a que los apartamentos suelen ser más pequeños que las casas, debe tener especial cuidado para mantener su espacio bien ventilado.

¿Cómo nos protegemos del envenenamiento por monóxido de carbono?

Desafortunadamente, no puede ver ni oler el monóxido de carbono, por lo que un detector de CO de calidad es la única forma de asegurarse de que no está respirando el gas peligroso. Según la Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor, debe instalar al menos un detector de CO en cada nivel de su casa o apartamento. Idealmente, los detectores deben colocarse en los pasillos, fuera de todos los dormitorios y deben revisarse todos los meses.

Hoy en día, se encuentran disponibles en el mercado muchas combinaciones de detectores de CO y detectores de humo. Estas alarmas sonarán cuando detecten humo o concentraciones potencialmente peligrosas de monóxido de carbono. La CPSC recomienda el uso de alarmas de CO que cumplan con la norma más reciente de Underwriters Laboratories (UL) 2034. Todas las unidades que cumplen con este estándar deben tener el símbolo UL en algún lugar del empaque.

Si vive en un apartamento, su estado puede requerir que su arrendador tenga un detector de CO en funcionamiento en su unidad. Incluso si su estado no requiere la instalación de alarmas de CO, también puede verificar si su ciudad o municipio lo hace. Si no hay una alarma instalada, tiene derecho a pedirle al propietario que le proporcione una.

No importa si vive en una casa o un apartamento, debe revisar sus electrodomésticos de gas con regularidad para asegurarse de que estén funcionando correctamente y no emitan CO. Si es posible, instale un extractor de aire sobre su estufa de gas que ventile hacia el exterior. Recuerde, muchos electrodomésticos que funcionan con gas funcionan incluso cuando la electricidad está apagada, por lo que apagar la energía de su casa no es una forma efectiva de detener una fuga de CO.

Si sospecha que puede tener una fuga de monóxido de carbono, no dude en llamar a su compañía de gas local. Con mucho gusto revisarán su equipo para asegurarse de que sea seguro y lo harán sin cargo. Si vive en un apartamento, es posible que se le solicite al propietario que repare cualquier aparato o equipo de gas que cause problemas de seguridad.

Debido a que el monóxido de carbono es inodoro, incoloro y altamente tóxico, puede parecer un adversario aterrador. Sin embargo, está lejos de estar indefenso contra el envenenamiento por CO, especialmente si se familiariza con las posibles fuentes de CO en su hogar. Con un detector de monóxido de carbono en funcionamiento y el mantenimiento regular de los aparatos y equipos que funcionan con gas, ¡mantener su casa o apartamento a salvo del monóxido de carbono puede ser simple!

Deja un comentario

tres × dos =