¿A qué huele el ozono?

Cuando pensamos en el gas ozono, a menudo nos imaginamos la capa de ozono que protege la vida en la Tierra de los dañinos rayos ultravioleta del sol. Pero a nivel del suelo, el mismo gas de ozono protector puede ser increíblemente dañino para todos e incluso para la salud del planeta. Respirar ozono puede empeorar enfermedades respiratorias como el asma.
Tenemos un índice federal de calidad del aire que mide los niveles de material particulado y ozono y, curiosamente, a veces podemos detectar el ozono por su olor distintivo. En última instancia, es importante comprender los conceptos básicos de qué es el ozono, cómo huele el ozono, cómo el ozono puede afectar su salud y las diferentes formas en que puede minimizar su exposición al ozono.

¿Te preocupa el ozono en tu hogar? Esta nueva tecnología de purificador de aire destruye el ozono y otros contaminantes.

¿Qué es el ozono?

El ozono es, en el sentido más básico, una forma de oxígeno. Cada molécula de ozono está formada por tres átomos de oxígeno (O3); el oxígeno que respiramos, por otro lado, está formado por dos átomos. El ozono se encuentra en dos capas de la atmósfera: la estratosfera y la troposfera. Dependiendo de dónde se encuentre el ozono en la atmósfera, puede ser bueno o malo para su salud.

Ozono en la estratosfera

En el nivel más alto, el ozono en la estratosfera (la capa de ozono) se encuentra entre 6 y 30 millas sobre la superficie de la Tierra y tiene un trabajo principal: proteger la vida en la Tierra (¡incluyéndote a ti!) De la radiación ultravioleta (UV) del sol. La capa de ozono estratosférico se degrada y repone de forma natural.
Sin embargo, los científicos e investigadores han descubierto que las sustancias químicas artificiales están provocando el deterioro de la capa de ozono. Estos productos químicos se conocen como sustancias que agotan la capa de ozono (SAO). Cuando las SAO se liberan al aire, se degradan lentamente a medida que avanzan desde la Tierra a la estratosfera. Una vez que las SAO alcanzan un nivel lo suficientemente alto, la intensidad de los rayos ultravioleta del sol los descomponen, liberando cloro, bromo y otros radicales, que destruyen la capa de ozono «buena».
Cuando esto sucede, una mayor cantidad de radiación ultravioleta llega a la superficie de la Tierra. Esta exposición a los rayos ultravioleta puede ser dañina para las plantas, los animales y los seres humanos, y puede causar cáncer de piel, cataratas y un sistema inmunológico debilitado.

Ozono en la troposfera

El ozono que se encuentra más cerca de la superficie de la Tierra, presente en la troposfera, se considera un contaminante del aire y es muy dañino para la salud de todos los seres vivos. La troposfera se extiende aproximadamente a 6 millas sobre la superficie de la Tierra, donde se encuentra con la capa de ozono estratosférica (o «buena»). Este ozono “malo” a nivel del suelo se crea por reacciones químicas entre los óxidos de nitrógeno (NOx) y los compuestos orgánicos volátiles (COV). Esto ocurre cuando las emisiones contaminantes de automóviles, fábricas, centrales eléctricas y otras actividades humanas reaccionan en presencia de la luz solar.
Durante los calurosos meses de verano, la contaminación por ozono a nivel del suelo es una gran preocupación. La luz del sol y el calor producen concentraciones de ozono dañinas en el aire. Si bien las áreas urbanas son las más afectadas por la contaminación por ozono, los vientos pueden llevar las emisiones a cientos de millas de distancia, lo que también lo convierte en una preocupación para las áreas rurales.
Aunque es fundamental que tomemos medidas para reducir el uso de sustancias que agotan la capa de ozono y trabajemos para restaurar la capa de ozono estratosférico, también es importante aprender a protegernos de los efectos dañinos del ozono a nivel del suelo. En eso nos centraremos en el resto de este artículo.

¿A qué huele el ozono?

¿Alguna vez has escuchado la frase «huele a lluvia»? Bueno, las personas que dicen que pueden oler la tormenta que se avecina tienen razón. Lo que realmente huelen es ozono. De hecho, la palabra ozono se deriva del verbo griego ozein, que significa «olor». Esto es particularmente apropiado dado el fuerte aroma de este compuesto químico.
El ozono tiene un olor distintivo que los humanos pueden detectar incluso en pequeñas concentraciones, tan solo 10 partes por mil millones.
Estas son algunas de las formas en que se describe el olor a ozono:

  • Metálico
  • Como un alambre ardiente
  • Como el cloro
  • Un olor «limpio»
  • Dulce y picante
  • Como una chispa eléctrica

Saber a qué huele el ozono puede ayudarlo a detectar si hay altas concentraciones en el aire. Debido a que existen importantes riesgos para la salud asociados con la exposición al ozono, el olor a ozono puede alertarlo para que tome las precauciones necesarias.

¿Cuáles son los efectos del ozono en la salud?

El ozono, a nivel estratosférico, te protege a ti y a la Tierra de la dañina radiación UV. Si alguna vez usó protector solar antes de salir a la playa o al parque, es probable que esté familiarizado con los efectos nocivos para la salud de la radiación ultravioleta. Utiliza protector solar para protegerse contra el daño de la piel, incluido el cáncer, causado por este tipo de radiación. Sin embargo, estos no son los únicos efectos dañinos de la alta exposición a los rayos UV: también pueden ocurrir cataratas y un sistema inmunológico debilitado. Esta es una de las principales razones por las que los científicos están muy preocupados por el agotamiento de la capa protectora de ozono y cómo restaurarla a su estado natural.
Sin embargo, a nivel del suelo, el ozono es un contaminante que tiene una plétora de otro efectos negativos para la salud, incluso en cantidades relativamente bajas.

¿Quiénes corren mayor riesgo de exposición al ozono?

Aunque respirar ozono es peligroso para todos, hay ciertos grupos de personas que tienen un mayor riesgo de desarrollar problemas de salud a causa del gas. Éstas incluyen:

  • Niños*
  • Personas con asma
  • Adultos mayores
  • Trabajadores al aire libre
  • Personas con deficiencias de vitamina C y E

(* Los niños figuran en esta lista porque sus pulmones aún se están desarrollando y es más probable que estén activos al aire libre que los adultos. Los niños también tienen más probabilidades de tener asma).

¿Cuáles son los síntomas de la exposición al ozono?

Incluso en personas sanas, la exposición al ozono puede causar importantes problemas de salud. La mayoría de estos problemas están relacionados con el sistema respiratorio y los pulmones. Según la Agencia de Protección Ambiental, los efectos de respirar ozono incluyen:

  • Inducción de síntomas respiratorios
  • Función pulmonar reducida
  • Inflamación de las vías respiratorias

Los estudios han encontrado que incluso la exposición a corto plazo al ozono (hasta 8 horas) puede causar síntomas como:

  • Toser
  • Opresión en el pecho
  • Sibilancias
  • Dificultad para respirar
  • Irritación de garganta y pulmones
  • Dolor al respirar profundamente

Muchos de estos síntomas están relacionados con el estrechamiento de las vías respiratorias. Afortunadamente, estos síntomas de exposición al ozono se pueden revertir. Sin embargo, los efectos de la exposición a largo plazo pueden no ser reversibles, por lo que es fundamental controlar la cantidad de ozono a la que usted y su familia están expuestos.
Los posibles efectos a largo plazo de la exposición al ozono incluyen:

  • Susceptibilidad a trastornos respiratorios como asma, neumonía y bronquitis.
  • Cicatrización de los pulmones, que causa deterioro a largo plazo de la capacidad pulmonar (o del volumen de aire que pueden expulsar los pulmones)
  • Capacidad reducida del sistema inmunológico para combatir infecciones bacterianas en el sistema respiratorio

¿Cómo se puede reducir la exposición al ozono?

Es importante tomar medidas para reducir su exposición a los niveles altos de ozono que se producen al aire libre y los niveles más bajos de ozono presentes en el interior.

Compruebe la calidad del aire exterior

En primer lugar, debe verificar la calidad del aire exterior. Si los niveles de ozono son altos, considere quedarse en el interior tanto como sea posible y cerrar las ventanas. Es posible que desee renunciar a hacer ejercicio al aire libre, trabajar en el jardín o caminar o andar en bicicleta al trabajo. Ser muy activo cuando los niveles de ozono (o incluso los niveles de polen, si tiene alergias graves) pueden provocar que inhale más contaminante. Espere hasta la noche, cuando la temperatura sea más fresca para realizar actividades al aire libre.

Reducir los niveles de ozono en interiores

La mayor parte de nuestra exposición al ozono ocurre al aire libre, pero entre el 45% y el 75% de la exposición general de un individuo al ozono ocurre en interiores. Cuando los niveles de ozono son altos en el exterior, asegúrese de cerrar las ventanas y reducir la tasa de ventilación desde el exterior. Con respecto a los purificadores de aire para interiores, es posible que pueda reducir su exposición utilizando filtros que contengan carbón activado, pero otros filtros, especialmente aquellos que solo eliminan las partículas contaminantes, no serán efectivos. Además, tenga cuidado si usa algo en interiores que produzca altas concentraciones de ozono, como cortadores de plasma, soldadores o generadores de ozono.

Tenga cuidado al usar generadores de ozono

Muchas personas que desean mejorar la calidad del aire en interiores han recurrido a los generadores de ozono. Estos son purificadores de aire que producen ozono intencionalmente, que pretende desodorizar, desinfectar y eliminar partículas peligrosas en el aire de su hogar.
En un estudio, realizado por la Agencia de Protección Ambiental (EPA), los investigadores ejecutaron un generador de ozono en una casa de prueba en su configuración máxima. Cuando se tomaron muestras de aire de la habitación, se encontró que las concentraciones de ozono eran «iguales a una alerta de smog de etapa uno; esto es cuando los distritos locales de control de la contaminación del aire aconsejan al público que evite algunas actividades al aire libre por razones de salud».
Aunque algunos proveedores pueden sugerir que los generadores de ozono de su empresa han sido aprobados por una entidad gubernamental, la verdad es que ninguna agencia federal los ha aprobado.

Reduzca su contribución a la contaminación por ozono

Además de ser consciente de su exposición personal al ozono a diario, también debe considerar formas de reducir su contribución a la contaminación por ozono. La EPA nos brinda algunas ideas geniales, que incluyen:

  • Conserve energía: en casa, en el trabajo, en todas partes.
  • Comparta el viaje, use el transporte público, ande en bicicleta o camine siempre que sea posible.
  • Siga las instrucciones de repostaje de gasolina para una recuperación de vapor eficiente, teniendo cuidado de no derramar combustible y siempre apretando bien la tapa de la gasolina.
  • Mantenga el automóvil, la embarcación y otros motores debidamente afinados.
  • Asegúrese de que sus neumáticos estén inflados correctamente.
  • Utilice pinturas y productos de limpieza que no dañen el medio ambiente siempre que sea posible.
  • Cubra con mantillo o abono las hojas y los desechos del jardín.
  • Evite el ralentí excesivo de su automóvil.
  • Reposte su automóvil por la noche cuando hace más fresco.
  • Ahorre electricidad y configure los acondicionadores de aire a no menos de 78 grados.
  • Posponga las tareas de jardinería y césped que utilizan equipos que funcionan con gasolina, o espere hasta la noche.

La contaminación por ozono es un problema de salud grave que se ha vuelto común en nuestro mundo industrializado. El primer paso es la conciencia, que conduce a la acción individual y, en última instancia, a las mejoras realizadas a escala mundial. Muchos países del mundo ya se han unido en un compromiso para restaurar la capa de ozono que se está agotando, y la Ley de Aire Limpio de la EPA y las políticas subsiguientes han mejorado los niveles de contaminantes del ozono. Podemos tomar medidas individuales para reducir nuestra exposición y dejar que el ozono huela antes de que una tormenta nos haga recordar.

Deja un comentario

15 − 2 =